Sarampión: remedios caseros

Si usted o su hijo tiene sarampión, contacte con su médico para controlar el progreso de la enfermedad y vigilar las complicaciones. También pruebe estas medidas de alivio:

  • Tómelo con calma. Descanse y evite actividades ocupadas.
  • Beba algo. Beba mucha agua, jugos de frutas y té de hierbas para reemplazar los líquidos perdidos por la fiebre y sudoración.
  • Busque alivio respiratorio. Utilice un humidificador para aliviar la tos y dolor de garganta.
  • Descanse sus ojos. Si usted o su niño encuentra molesta la luz brillante, al igual que muchas personas con sarampión, mantener las luces bajas o usar gafas de sol. Además, evite leer o ver la televisión si la luz de una lámpara de lectura o de la televisión es molesto.